Myanmar: la ONU pide que se investigue a militares por genocidio de los rohingyas y critica con dureza a Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz

Naciones Unidas emitió su condena más contundente hasta la fecha desde que comenzó la violencia contra los rohingyas en Myanmar.

La organización pidió que se investigue a altos mandos militares del país por genocidio y crímenes contra la humanidad en un reporte en el que también criticó ferozmente a la líder de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi, por no intervenir para detener la violencia.

El documento, basado en cientos de entrevistas, califica las tácticas del ejército del país como "desproporcionadas con respecto a las amenazas reales" y pide que el caso sea referido a la Corte Penal Internacional.

La misión de Naciones Unidas para investigar violaciones de derechos humanos en Myanmar, en especial en el estado de Rakhine, empezó en marzo de 2017, antes incluso de que el ejército comenzara allí una operación militar a gran escala tras ataques mortales contra policías cometidos por militantes rohingya, en agosto de ese año.

Al menos 700.000 personas de esta etnia huyeron del país en la ola de violencia que se desató entonces.

El gobierno de Myanmar asegura que sus operaciones tienen como objetivo responder a la amenaza que suponen grupos combatientes e insurgentes.

Impunidad de los crímenes

Los rohingyas son una de las muchas minorías étnicas de Myanmar y la mayor minoría musulmana. El gobierno, sin embargo, los califica de migrantes ilegales procedentes de Bangladesh y les niega la ciudadanía.

El informe de Naciones Unidas mantiene que los crímenes documentados son "chocantes por el nivel de negación, normalidad e impunidad" asociado a ellos.

"La necesidad militar nunca justificaría matar indiscriminadamente, violar en grupo a las mujeres, asaltar a los niños y quemar pueblos enteros", asegura Naciones Unidas.

En el estado de Rakhine, el informe documentó elementos de exterminio y deportación "similares por naturaleza, gravedad y alcance a los que han permitido determinar intención genocida en otros contextos".

La ganadora del premio Nobel de la paz, Aung Sang Suu Kyi, "no ha utilizado su posición como jefa de gobierno de facto, ni su autoridad moral, para cortar o prevenir el desarrollo de eventos en Rakhine", asegura Naciones Unidas.

La misión de Naciones Unidas no obtuvo acceso al país para elaborar el informe, pero asegura que sus conclusiones se basan en el uso de fuentes primarias como entrevistas a testigos, imágenes satelitales, fotografías y videos.

Malas noticias para quienes disfrutan de lo que pensaban que era una "saludable" copa de vino al día: hasta beber moderadamente es malo para la salud.

Esa es la advertencia de los autores de un gran estudio global publicado en la prestigiosa revista The Lancet, que confirma lo que algunos estudios anteriores ya habían apuntado: que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

El estudio Global Burden of Disease es la mayor y más detallada investigación sobre las causas de enfermedad y muerte en el mundo, y sus datos analizan también los niveles de consumo de alcohol y su impacto sobre la salud de la población en 195 países.

En 2016 tomar alcohol fue el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años y su consumo está ligado a la décima parte de todas las muertes de ese grupo demográfico.

Por eso si bien los investigadores admiten que beber moderadamente puede proteger ligeramente de algunas cardiopatías, (como señalaron algunos estudios en el pasado), los riesgos combinados de desarrollar cáncer, lesiones y otras enfermedades asociadas al consumo de alcohol superan ampliamente esos posibles beneficios.